• Es una de las 20 defensorías universitarias que existen en México.
    • Tendrá funciones normativas, de defensoría y de promoción y educación en derechos a la comunidad.
    • El nuevo organismo es autónomo, y a él podrán acceder alumnos, académicos y personal administrativo de la Ibero.

La Universidad Iberoamericana hizo pública la creación de su Procuraduría de Derechos Universitarios, la cual tiene como fin asegurar y promover el respeto a los derechos humanos entre todos los miembros de la comunidad universitaria.

El nuevo organismo fue presentado en la “Mesa de reflexión sobre los retos de las defensorías de derechos universitarios”, en la que participaron representantes de las defensorías de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), el Instituto Politécnico Nacional (IPN) y la Ibero Puebla.

El maestro David Fernández Dávalos, Rector de la Ibero, recordó que la principal función de la recién creada Procuraduría será asegurar el cumplimiento de la legislación universitaria, y fungir como defensor en casos particulares en los que a algún alumno, docente o empleado de la universidad se le hayan vulnerado sus derechos.

El Rector mencionó el nuevo organismo “investigará cada caso de manera individual, propondrá soluciones y emitirá recomendaciones en caso de violación a los derechos de los miembros de la comunidad”, y contribuirá a construir una comunidad universitaria solidaria, eficiente y comunicativa.

Puntualizó que las instituciones pertenecientes al Sistema Universitario Jesuita (SUJ) son “los únicos entes que incorporan en su estructura de gobierno los ombudsman universitarios”.

A grandes rasgos, las funciones de la Procuraduría en la Ibero se dividen en cuatro categorías: normativas, de defensoría, de promoción y educación en derechos universitarios y académicas.

La Procuraduría atenderá las consultas que hagan los diferentes miembros de la comunidad universitaria, dará seguimiento a las inconformidades o quejas por violaciones a derechos humanos en el interior del campus, y podrá servir como mediador y emitir recomendaciones en casos de conflictos.

Pero el organismo no estará únicamente dedicado a la normativa y atención a conflictos, también generará y promoverá una cartilla de derechos universitarios, y realizará campañas periódicas para que los estudiantes puedan conocer sus derechos, e impulsará discusiones y mesas académicas sobre la importancia de los derechos humanos y el papel de la misma Procuraduría.

El doctor José Luis Caballero, actual procurador de derechos universitarios y académico del Departamento de Derecho de la Ibero, podrá acompañar, orientar y fungir como mediador en los casos de conflicto. También puede recibir quejas, denuncias y reclamaciones de los miembros de la comunidad universitaria, cuando consideren que alguno de sus derechos ha sido violado.

En el caso de algún problema o conflicto en el cual el procurador pudiera intervenir, es importante que los miembros de la comunidad sólo recurran a él después de estudiar a fondo sus obligaciones y derechos, y de haber intentado resolver el problema directamente con los implicados o las autoridades correspondientes.

El doctor José Luis Caballero recordó que esta Procuraduría está relacionada con la Reforma Constitucional de Derechos Humanos de 2011, la cual establece en el artículo 3º constitucional que la educación deberá fomentar “el respeto a los derechos humanos”.

De acuerdo con el doctor Caballero, la Procuraduría es de carácter autónomo, por lo que ninguna autoridad podrá tener injerencia en las recomendaciones que ésta emita.

Afirmó que la Procuraduría es una herramienta de empoderamiento y apropiación para los miembros de la comunidad, y se sitúa en un contexto muy importante ante lo que ocurre en el país.

La Procuraduría de Derechos Universitarios de la Ibero es hoy una de las 20 defensorías universitarias que existen en México.